Ayuda & SOPORTE

Explícanos cómo podemos ayudarte. Facilítanos toda la información que creas relevante: una buena descripción del problema, enlaces, capturas de pantalla…
Nunca envíes usuarios ni contraseñas 😉

No hablo por teléfono.

Prometo que hay vida más allá del teléfono móvil. Yo la tengo y la he probado. De verdad. 😉 Para mí, más que solucionarme la vida me la complica. Seguramente a muchos os guste este medio, pero a mí no. Y me niego a usarlo: ni llamadas, ni WhatsApps, ni audios de voz ni redes sociales. De verdad que no.

A mis actuales clientes les he demostrado que hay maneras más efectivas y mucho mejores para mi manera de ver los negocios: videoconferencias rápidas y correos electrónicos, por ejemplo.

¿Por qué no uso el teléfono?

Hace algún tiempo facilitaba mi teléfono a todos los clientes. No debería haberlo hecho nunca porque entonces dejas de respirar, no desconectas y tienes que reponderles al momento; si no se enfadan. No encuentro ningún sentido a la presión social para usarlo. Que un cliente te llene el panel de notificaciones con mensajes del tipo “¿por qué no me contestas?”, “¿tan ocupado estás?” o el típico contacto espía que aprovecha la mínima conexión para fundirte a mensajes… A mí no me gusta. Mi teléfono es única y exclusivamente para mi círculo más cercano, y aún así sufren mis “no ofrezco respuesta inmediata”.

Para tener que atender el teléfono, habitualmente tengo que dejar lo que estoy haciendo y romper mi concentración. Concentrarme para ponerme en situación de lo que me quieres contar y luego tener que volver a concentrarme en lo que estaba haciendo.

Sin embargo, reunirme me permite preparar la reunión y concentrarme en tu proyecto. Quiero dar toda la calidad de mi trabajo a mis clientes y una llamada de teléfono esporádica no me lo permite. Me gusta concentrarme en lo que me quieres contar, tener las ideas claras para poder aconsejarte y, sobre todo, cuando pasamos a la parte económica y quieres que me piense bien si te ofrezco una rebaja en el precio, hacerlo en condiciones 😉

Además, otra parte muy importante es que si trabajo con más personas en un proyecto, en una llamada esporádica no podemos estar todos. No lo veo óptimo. Al final tengo que terminar por llamar a esas otras personas, explicarles todo de nuevo y perder tiempo. Mucho lío, ¿no crees?

¿Y cómo gestiono entonces las urgencias?

Es cierto que los que nos dedicamos al desarrollo lo tenemos más complicado para las urgencias, pero para esos casos tengo un email especial. Ese email le tengo configurado hasta en mi smartband y suena como loco cuando recibe una alerta. Si hay una urgencia te atenderé normalmente.

¿Y cuál es ese correo?

Como comprenderás, el hecho de tenerme pendiente 24 horas al días por si escribes con algún problema o urgencia tiene un precio. Es una ventaja exclusiva para clientes que pagan por ello. Es lo que los desarrolladores llamamos un “mantenimiento full time”. Puedes tener más información aquí.

Conclusión

La conclusión de todo esto, es que no atiendo el teléfono de ninguna de las maneras. Es una línea roja que tengo para poder trabajar en tu proyecto. Yo no obligo a trabajar conmigo a nadie, pero esto es una de las líneas rojas que considero. Tenlo en cuenta.

A su vez, tengo otras vías de contacto que merecen mucho la pena. Podrás ponerte en contacto conmigo a través de este formulario web y me encargaré personalmente de preparar una reunión.

Así el servicio que te ofreceré será mucho mejor. Créeme. 😉

mariogl - MARIO GÓMEZ LUELMO